lunes, 30 de julio de 2012

Perlitas de verano

Terapeuta (señalándose la frente): veamos, G., ¿cómo se llama esto?
Nene: cejas.
Terapeuta: no cariño, lo que está encima
Nene: pelo
Terapeuta: no, no, lo de enmedio.
Nene: aaaah, esoooo, arrugas torcidas.
Terapeuta:  líneas de expresión mi amor, líneas-de-expresión :-(

Terapeuta: y tú J., ¿qué quieres ser de mayor?
Nene: policía del F.B.I.
Terapeuta: ¡toma ya! ¿y por qué?
Nene: para matar a todos los malos.
Terapeuta: y R., ¿qué quiere ser de mayor?
Nene: bombero, para que no se queme la policía en el fuego.
Terapeuta: madre mía, cómo está el patio...y a ti, P. ¿qué te gustaría ser de mayor?
Nene: médico "fodence pada eztudiá a lo muedtos"
Terapeuta: ¿¿¿pero vosotros qué veis en la tele???

Terapeuta: ¿ya estás bueno?,  ¿no te duele la tripita?
Nene: sí, me aguanté la caca para ahogar al bicho y que se fuera corriendo por las tuberías.
Terapeuta: o_o

Terapeuta: y los niños, ¿por dónde hacen pis?
Nene: por la pucha
Terapeuta: ¿¿cómo la pucha?? ¿y las niñas?
Nene: las niñas no tienen pucha, hacen pis por el culete.
Terapeuta: ¿¿cómoorrrl??

Terapeuta: me he enterado de que el próximo domingo es el día de puertas abiertas de tu cole, ¿nos invitas?
Nena: no, porque tú no vas a ese cole.
Terapeuta: pero a mí me gustaría mucho conocerlo.
Nena: ya, pero es que hay un cartel bien grande en mi cole que dice que las terapeutas de este Centro, no pueden ir de ninguna manera.

Terapeuta: y tú, ¿por qué eres tannnn guapo?.
Nene: bueno, yo es que nací guapo y entonces ya me quedé así.

Terapeuta: ¿y cómo es tu nuevo hermanito? ¿es muy grande?
Nene:¡qué va! ¡es cómo un huevo!

Terapeuta: vamos a dibujar a mami, ¿le ponemos falda o pantalón?
Nene: bragas.
Terapeuta: ¡jajaja!...

viernes, 27 de julio de 2012

Desarrollo del niño de los 18 a los 36 meses

Avanzando un poco en la anterior entrada del desarrollo del primer año de vida, vamos a ver hoy algunos logros importantes entre los 18 y los 36 meses:

18 MESES

Desarrollo psicomotor:
  • ¡Soy un verdadero terremoto!, la casa se me ha quedado pequeña.
  • Mi equilibrio es cada vez mejor, puedo recoger todo aquello que encuentre en mi camino.
Coordinación óculo-motora:
  • Señalo sin parar todo y a todos.
  • Disfruto encajando las piezas de los puzzles y jugando con todo aquello que se mueve.
Desarrollo del lenguaje:
  • Lo entiendo todo, aunque todavía me cuesta expresarme.
  • Sigo instrucciones más complejas.
  • Me quedo embobado cuando oigo hablar a otros niños.
Desarrollo socioemocional:
  • Soy cada vez más independiente.
  • Puedo empezar a tener alguna rabieta.
  • He nacido para explorar mundo.
Alerta si:
  • No ando.
  • No señalo con el dedo.
  • No participo en juegos de imitación.
Cómo estimularme:
  • Déjame explorar pero adviérteme de los peligros.
  • Juguemos con agua y arena.
  • Alimenta mi incipiente imaginación.
24 MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • Subo escaleras, ando hacia atrás, corro y ¡apenas me caigo!.
  • Me sostengo sobre una sola pierna para chutar el balón.
Coordinación óculo-manual:
  • Me gusta ayudarte a vestirme y desvestirme
  • Puedo sujetar objetos muy pequeños.
  • A golpe de tambor.
Desarrollo del lenguaje:
  • Conozco unas 200 palabras y, en ocasiones, puedo combinar algunas de ellas en frases cortas.
  • Sé imitar muchos sonidos distintos, aunque todavía pronuncio mal algunas consonantes como la "S".
Desarrollo socioemocional:
  • Sé comer con la cuchara.
  • Quiero tener pequeñas responsabilidades.
  • Me gusta estar con otros niños, pero todavía no jugamos mucho juntos, cada uno a lo suyo.
Alerta si:
  • Dejo de aprender cosas nuevas u olvido las que ya he aprendido.
  • Estoy muy tenso.
  • No me intereso por mi entorno.
  • Me cuesta vincularme con otros.
  • Me caigo a menudo.
  • Me acerco mucho los objetos a la cara.
Cómo estimularme:
  • No quiero agotar tu paciencia, pero es que quiero saberlo todo, por eso no paro de preguntar.
  • Imaginación al poder (cuentos, muñecos...).
  • Juguemos a hacer burbujas en el gua con una pajita.
36 MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • Subo toboganes, salto escaleras y puedo caminar de puntillas o talones.
  • Pedaleo en mi bicicleta.
  • Interpreto con mi cuerpo todas tus canciones.
Coordinación óculo-motora:
  • Empiezo a recortar trozos de papel con tijeras adaptadas.
  • Te ayudo a poner la mesa.
  • ¿Qué quieres que te dibuje?.
Desarrollo del lenguaje:
  • ¡Ya sé 1000 palabras!
  • No paro de preguntar, me encanta oíros conversar.
  • Disfruto escuchando los cuentos que me lees una y otra vez.
Desarrollo socioemocional:
  • Empiezo a tener "amigos".
  • Ya no llevo pañales.
  • ¿Estás triste?
Alerta si:
  • Dificultades en el lenguaje comprensivo o expresivo.
  • Incapacidad para desarrollar el juego simbólico.
  • No muestra interés por los niños ni disfruta de juegos de interacción social.
  • Hay un estancamiento en la adquisición de destrezas o una pérdida de habilidades (importante tanto en ésta, como en cualquiera de las etapas anteriores).
Cómo estimularme:
  • Juega conmigo a los trabalenguas.
  • Explícame el significado de las palabras.
  • ¡Organicemos una fiesta!




miércoles, 25 de julio de 2012

Desarrollo del niño durante el primer año de vida

Como complemento a la entrada de valoración, vamos a ver hoy algunos hitos esperables desde el punto de vista psicomotor y de otras áreas, durante el primer año de desarrollo del niño. Es un período que a mí me gusta especialmente, porque no va a haber otro igual en toda la vida del ser humano en que se produzcan tantos cambios en tan poco tiempo (si exceptuamos el desarrollo intrauterino, claro). Hay quien puede pensar que la valoración de los patrones de postura y movimiento es tarea exclusiva del fisioterapeuta. Nada más lejos de la realidad. Si los terapeutas ocupacionales queremos que el niño haga seguimientos visuales, manipule objetos, o juegue de una manera funcional con sus padres (por poner algunos ejemplos), no podemos permitir que lo haga a costa de toda la patología del mundo. Por eso debemos hacer una observación inteligente del niño que tenemos delante y eso pasa por conocer al dedillo todas y cada una de las etapas que por las que pasa el bebé de desarrollo típico durante su primer año.

RECIÉN NACIDO

Desarrollo psicomotor:
  • Sé succionar.
  • Arqueo la espalda y cierro brazos y piernas ante un sobresalto.
  • Muevo de forma refleja las piernas si apoyan mis pies sobre una superficie lisa.
  • No puedo mantener la cabeza erguida sin ayuda.
Coordinación óculo-motora:
  • Agarro objetos pero no sé sujetarlos.
  • Parpadeo de forma refleja si me acercas un objeto a la cara.
Desarrollo del lenguaje:
  • Reconozco la voz de papá y mamá.
  • Puedo distinguir distintos tonos de voz.
Desarrollo socioemocional:
  • Lloro para comunicarme con vosotros.
  • Muevo los brazos y las piernas cuando estoy muy excitado.
  • Te miro si acercas tu cara a 20-25 cm de la mía.
Alerta si:
  • No lloro.
  • Me cuesta succionar.
  • Estoy excesivamente dormido (más del 80% del tiempo).
Cómo estimularme:
  • Me encanta que me hables y me acunes en tus brazos.
  • Me fascina que me enseñes objetos de distintas formas y colores.
TRES MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • Empiezo a sostener el peso de mi cabeza y mis movimientos cada vez son más variados.
  • Muevo las piernas cada vez con mayor energía.
Coordinación óculo-motora:
  • Miro y sigo con la vista los objetos en movimiento.
  • Empiezo a meterme los objetos en la boca para explorarlos.
  • Extiendo los brazos y quiero agarrarlo todo.
Desarrollo del lenguaje:
  • Soy una "caja de ruidos", me encanta emitir gorjeos y arrullos.
  • Presto atención a los distintos sonidos y me quedo quieto cuando oigo algún ruido.
Desarrollo socioemocional:
  • Sonrío sin parar.
  • Las expresiones de mi cara son un medio muy eficaz para decirte cómo me encuentro.
Alerta si:
  • No sonrío.
  • No sigo los objetos con la mirada.
  • No realizo ningún sonido.
  • No me miro las manos.
Cómo estimularme:
  • Disfruto cuando jugamos a las imitaciones (sacar la lengua, abrir y cerrar la boca...).
  • Mis juguetes preferidos son los que hacen ruido al moverlos.
SEIS MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • Ya sé sostenerme sentado con apoyo.
  • Me encanta dar giros y estoy entrenándome en arrastrarme por el suelo.
Coordinación óculo-motora:
  • Puedo pasar un juguete de una mano a otra.
  • Mi actividad preferida es tirar las cosas una y otra vez y seguirlas con la mirada.
  • Ya sé sostener yo solito el biberón.
Desarrollo del lenguaje:
  • Oigo claramente.
  • Te escucho sin perder detalle y gorjeo cuando callas; nos podríamos pasar horas "conversando".
  • Empiezo a emitir sonidos vocálicos y consonánticos cada vez más diferenciados.
Desarrollo socioemocional:
  • Me pongo a llorar si estoy rodeado de extraños.
  • No me gusta que me quiten los juguetes con los que estoy jugando.
  • Ahora sé que tengo un nombre.
  • Cuando os veo no puedo parar de reír.
Alerta si:
  • No me aguanto sentado.
  • No me intereso por lo que me rodea.
  • No agarro objetos.
  • Estoy muy pasivo.
  • No emito sonidos.
Cómo estimularme:
  • Juguemos a mirar fotografías
  • El espejo, una fuente inagotable de sorpresas.
  • Pon mis juguetes preferidos cerca de mí y verás cómo juego a alcanzarlos.
NUEVE MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • ¡Gateo!
  • Quiero ponerme de pie y me agarro a todo aquello que puedo: tus piernas, una silla...
  • Ya sé sentarme solo.
Coordinación óculo-motora:
  • Mis dedos funcionan como una auténtica "pinza".
  • Empiezo a coordinar los movimientos de mis dos manos.
  • Junto mis manos y aplaudo.
Desarrollo del lenguaje:
  • "Papapap, mamama"
  • Me gusta imitar movimientos de tu boca cuando comes.
  • Os entiendo y sigo vuestras instrucciones sencillas.
Desarrollo socioemocional:
  • Soy una auténtico espectáculo y ¡me encanta tener contento a mi público!.
  • Hay otros niños en el mundo, pero de momento no me interesan mucho.
  • Mis juguetes son míos.
Alerta si:
  • No agarro objetos, ni juego con ellos.
  • No hay consuelo para mi llanto o no lloro nunca.
  • Tengo las piernas muy rígidas.
Cómo estimularme:
  • Dame objetos que incentiven mi curiosidad para descubrir nuevas propiedades.
  • Me encanta que juguemos a rimas y canciones.
DOCE MESES:

Desarrollo psicomotor:
  • Soy un todoterreno gateando de forma coordinada.
  • Si me das la mano, puedo que empiece a andar.
  • Soy un artista cayéndome y levantándome del suelo.
Coordinación óculo-motora:
  • Si me das un lápiz, descubrirás el artista que hay en mí.
  • Paso páginas y más páginas.
  • Empiezo a utilizar los clasificadores de formas.
Desarrollo del lenguaje:
  • Cuando miramos cuentos, sé señalar un objeto si me indicas cómo se llama.
  • Conozco los nombres de quienes me rodean.
  • Ya digo 3 ó 4 palabras.
Desarrollo socioemocional:
  • Juego a ratitos solo.
  • Me enfado si no consigo hacer lo que me propongo.
  • ¡Soy muy cariñoso!.
Alerta si:
  • No me pongo de pie (o tiendo a estar de puntillas).
  • No me intereso por lo que me rodea.
  • No entiendo órdenes sencillas.
Cómo estimularme:
  • Los puzzles son un reto para mí.
  • Me encanta imitar lo que hacéis.
  • ¡Música maestro! Me encantan los instrumentos musicales con los que puedo jugar.




lunes, 23 de julio de 2012

Resolución al consejo de sabias

Sois varios los que me habéis preguntado si ya había encontrado respuesta al reto que planteé en el primer consejo de sabias, hace un tiempo. No creáis que lo había olvidado. De hecho no hemos dejado de darle vueltas a la posible solución. Aprovecho de nuevo para daros las gracias a todos por vuestra preocupación y vuestras aportaciones. Finalmente, recurrimos a una ortopedia y optamos por un guante de compresión a medida que deja los pulpejos de los dedos al aire para poder tocar:


Reforzado con una especie de "goma eva" de alta densidad:


Que se mete entre la superficie que toca el guante y la parte que toca la piel:


Probamos diferentes refuerzos, pero la "goma eva" morada es la más flexible:


Aunque realmente, sin la "goma eva" también nos ayuda bastante porque es resistente y le protege muy bien la mano. El material lo tolera porque es muy suave, se lava y seca fácilmente y a la peque le permite jugar con las manos igualmente (aunque el modelo definitivo es un poco más largo que éste para que no se lo quite). Cuesta alrededor de 100 euros, pero una parte la pone la Seguridad Social. Personalmente, me queda la espinita de haber tenido que recurrir a la ortopedia y no haber podido inventarme nada, pero a veces no queda otro remedio... 







viernes, 20 de julio de 2012

Sin rencores

Por la fatiga propia de tu enfermedad y porque empiezas a estar comprensiblemente hartito de todo, has llegado al Centro, una vez más, llorando desconsoladamente y con pocas ganas de bromas. Como ya te voy conociendo he aparcado aros, pelotas, picas y triciclos porque he captado claramente que hoy no estaba el horno para mucha sesión de Psicomotricidad. Me he sentado a tu altura y te he preguntado si querías hablarme sobre los motivos de tanta indignación. Entre sollozos me has contado que te ha dolido en el alma haber pasado castigado toda la tarde por una pelea con un compañero que, aunque ni buscabas ni empezaste, te ha acabado salpicando de lleno. No he querido sumarme al interminable rosario de reprimendas que has recibido hasta llegar a mí, porque bastante culpable te sentías ya por haber perdido el control, como para añadir más leña al fuego. Aunque reconozco que no he podido sentir cierta rabia por el trasto que le ha arreado un guantazo a mi niño. Cuando has encontrado la calma y se te ha olvidado el disgusto, has empezado a hablarme de lo contento que estás porque pronto será tu fiesta de cumpleaños. Te he preguntado a quién ibas a invitar y me ha extrañado que entre todos tus amiguitos, incluyeras al que te ha amargado todo el día en el campamento urbano y parte de la tarde. Como he pensado que quizá no te había entendido bien, te he preguntado si J. era el nene por el que te habían reñido hoy y me has dicho que sí, pero que mantenías tu invitación porque estabas seguro de que él, en el fondo, no quería pegarte y ya le habías perdonado. Tú sí que sabes apreciar las cosas de la vida que de verdad importan...




miércoles, 18 de julio de 2012

Actividades de la Vida Diaria: higiene postural

La media de edad cronológica del equipo técnico se sitúa aproximadamente en unos 28 años. No podemos decir lo mismo de nuestras respectivas espaldas. Parece mentira que con lo miradas que somos con el control postural de nuestros niños, andemos luego todas con achaques musculoesqueléticos varios. Y es que ya se sabe que en casa del herrero...Así que, como agente de salud, también es mi labor preocuparme por la higiene postural del personal y de los papás que acuden al Centro, promoviendo la economía articular. ¿Y esto que quiere decir?  pues ni más  ni menos que reducir la sobrecarga que se ejerce sobre articulaciones, músculos y ligamentos, tratando de facilitar los movimientos de las Actividades de la Vida Diaria (AVDs), haciéndolos más cómodos para que no sean dolorosos y ayudando en aquellos otros que son difíciles de realizar. Por ello, os traigo hoy una serie de recomendaciones del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid para los mayores y unos consejos del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Cantabria para los escolares. Son muy sencillitos, tanto, que a veces los olvidamos y tenemos una sola espalda para toda la vida. Así que, tomemos nota:

PARA LOS MAYORES:

CONSEJOS GENERALES:
  • Evitar posiciones mantenidas durante tiempo prolongado (como estar de pie, tener la cabeza girada, etc.).
  • Evitar las corrientes de aire frío.
  • Si permanece sentado, la espalda ha de reposar en el respaldo de la silla por completo.
  • Evite sentarte, siempre que pueda, en sofás y asientos bajos.
  • Es muy aconsejable caminar diariamente alrededor de una hora a ritmo tranquilo y sin cargas, descansando cuando sea necesario.
PREVENIR DOLORES VERTEBRALES AL CARGAR PESO:
  • Agáchese, flexionando las rodillas, espalda recta, pies ligeramente separados lo más cerca posible al objeto a cargar. Levante el peso estirando las piernas con la espalda recta y manteniendo el peso lo más cerca posible del cuerpo.
  • Si lleva bolso colóquelo en bandolera. Si lleva mochila debe ir centrada en la espalda con las dos asas puestas.
  • Si transporta bolsas o paquetes, repártalos entre los dos brazos y procure que el peso no supere los 2 Kg. en cada brazo.
  • Nunca levante los objetos más allá de la altura del pecho. Si tuviera que colocarlos más arriba, súbase a una escalera.
  • Para transportar mucho peso, es mejor llevarlo en un carro de ruedas y empujarlo con las dos manos.
PREVENIR DOLORES VERTEBRALES ESTANDO SENTADO:
  • Frente al ordenador: el borde superior del monitor al nivel de los ojos o algo por debajo, el ratón/dispositivos de entrada próximos al teclado, piernas y muslos a 90 grados aproximadamente, pies pegados al suelo o sobre un reposapiés, cabeza/cuello en posición recta, hombros relajados, antebrazos, muñecas y manos en línea recta, codos pegados al cuerpo, muslos, espalda, antebrazo y brazo a 90 grados o algo más.
  • Evitar las posturas prolongadas: moviendo el cuello y hombros de vez en cuando, e incluso levántese y camine un minuto cada hora (nota mental ¿¿qué es eso de estar horas y horas leyendo blogs?? amos hombreeee, a moverse!!!  ;)  )
PREVENIR DOLORES VERTEBRALES ESTANDO DE PIE:
  • Si tuviera que estar de pie descargue el peso sobre una y otra pierna alternativamente. En todo caso, es preferible caminar a estar quieto.
  • Si tiene que estar de pie e inclinado hacia delante, mantenga sus rodillas flexionadas y apóyese sobre sus muslos.
PREVENIR DOLORES VERTEBRALES ESTANDO TUMBADO:
  • Si duerme boca arriba la almohada debe tener la altura suficiente para rellenar el hueco cervical, manteniendo la alineación de la cabeza con el tronco. Una almohada bajo las rodillas le ayudará a mantener cómodamente la posición.
  • Durmiendo de costado, la altura de la almohada debe rellenar el espacio del hombro para que su cabeza repose alineada con su columna.

Ellos sí que no tienen problema, ¿verdad?...

TAREAS COTIDIANAS:
  • Planchar: lo más recomendable es no planchar no acumular grandes cantidades de ropa para planchar de una vez. Se hará: sentado o de pie, con un pie encima de una altura aproximada a un escalón. Cambiando de vez en cuando de brazo. Con la tabla de planchar, independientemente de que se planche sentado o de pie, a la altura de la cadera.
  • Fregar: lo haremos con un pie encima de una altura aproximada a la de un escalón, pudiendo utilizar el espacio de debajo de la pila. Cambiaremos de pie alternativamente.
  • Cepillarse los dientes: lo haremos con una ligera flexión de rodillas y apoyados en el lavabo.
  • Hacer la cama: con flexión de piernas y con la espalda recta. En caso de camas pegadas a la pared, es mejor separar la cama que estirarnos nosotros.
  • Barrer: mantenga la espalda lo más recta posible. Para ello es importante que el palo de la escoba tenga la altura suficiente.
  • Pasar la aspiradora: doble y apoye en el suelo una o las dos rodillas para acceder a zonas difíciles.
  • Limpiar cristales: no se estire en posición forzada o de puntillas. Para alcanzar zonas altas, es mejor hacerlo subido a una escalera.

PARA LOS ESCOLARES:




lunes, 16 de julio de 2012

Objetivos de tratamiento

Hay un chiste (malo, como todos los chistes) que circula por Internet desde hace tiempo y que dice así: 
Había una vez, en un pueblo, dos hombres que se llamaban Joaquín González. Uno era sacerdote y el otro era taxista. Quiere el destino que los dos mueran el mismo día. Llegan al cielo, donde les espera Dios. 
-¿Tu nombre?.
-Joaquín gonzález.
-¿El sacerdote?.
-No, no, el taxista.
Dios consulta su planilla y dice:
-Bueno, te has ganado el Paraíso. Te corresponden esta túnica con hilos de oro y esta vara de platino con incrustaciones de rubíes. Puedes pasar.
-Gracias, gracias...dice el taxista.
Pasan dos o tres personas más, hasta que le toca el turno al otro Joaquín González.
-¿Tu nombre?.
-Joaquín González.
-¿El sacerdote?.
-Sí.
-Muy bien, hijo mío. Te has ganado el Paraíso. Te corresponden esta bata de lino y esta vara de roble con incrustaciones de granito.
El sacerdote dice:
-Perdón no es por desmerecer, pero...debe haber un error. ¡Yo soy Joaquín González, el sacerdote!.
-Sí, hijo mío, te has ganado el Paraíso. Te corresponden la bata de lino...
-¡No, no puede ser! Yo conozco al otro Joaquín González. Era un taxista, vivía en mi pueblo, ¡era un desastre como taxista!. Se subía a las aceras, chocaba todos los días, una vez se estrelló contra una casa, conducía muy mal, tiraba las farolas, se lo llevaba por delante...Y yo me pasé setenta y cinco años de mi vida predicando todos los domingos en la parroquia. ¿Cómo puede ser que a él le den la túnica con hilos de oro y la vara de platino y a mí esto?. ¡Debe de haber un error!.
-No, hijo mío, no es ningún error -Dice Dios.
-Lo que ocurre es que aquí, en el cielo, nos hemos acostumbrado a hacer evaluaciones como las que hacéis vosotros en la vida terrenal.
-¿Cómo?...no entiendo.
-Sí...ahora trabajamos por objetivos y resultados...Mira, te voy a explicar tu caso y lo entenderás enseguida: Durante los últimos 25 años, cada vez que tú predicabas, la gente se dormía; pero cada vez que él conducía, la gente rezaba y...¡¡los objetivos son los objetivos!!.

Bueno, afortunadamente nosotras nos somos tan estrictas en los resultados y mis niños tienen el cielo más que ganado; pero, bromas aparte, hoy os quería comentar cómo nos planteamos en mi Centro los objetivos de tratamiento.
Ya he comentado en alguna ocasión, que una vez que las psicólogas realizan una valoración global del niño, se hace la propuesta de tratamiento que generalmente conlleva como mínimo dos tratamientos (Fisioterapia y Terapia Ocupacional, o Logopedia y Psicomotricidad, etc.). En el caso del departamento de TO, contamos con diferentes escalas, cuestionarios, entrevistas...para hacer una evaluación específica de las necesidades del niño y en base a ella elaborar los objetivos de tratamiento. Dichos objetivos deberán ser, en la medida de lo posible, consensuados con los padres y teniendo en cuenta también sus prioridades.  
Téoricamente los buenos objetivos deben seguir el acrónimo de la palabra inglesa SMART (inteligente):
Specific (específico)
Measurable (medible)
Achievable (acordados)
Realistic (realista)
Time-bound (limitado en el tiempo)
Aunque esto es el ideal, creo que los objetivos que solemos plantear en AT están más cercanos a los tres últimos puntos que a los dos primeros. A veces sí podemos ser muy específicos (por ejemplo, que el niño desabotones tres botones tipo "baby") y otras no nos podemos "mojar" tanto y los enunciamos más genéricos (que el niño aumente el repertorio de comidas que ingiere). Quizá lo más difícil sea lo de medible, porque muchas veces vamos a trabajar más por la calidad que por la cantidad y la calidad es algo más descriptivo que cuantitativo. 
Además, en el caso de nuestro Centro, se hace una revisión de objetivos a los seis meses de tratamiento (que se entrega por escrito a los padres) en la que se habla un poco sobre la adaptación al tratamiento, la evolución, etc. y un informe de seguimiento (que pasa a llamarse final cuando los niños dejan el Centro) más exhaustivo que se hace una vez al año. Siempre intentamos que haya una devolución positiva de la intervención, por eso a veces es difícil plantearse objetivos de una manera demasiado cuadriculada y es preferible dejar alguno más abierto.
En cualquier caso, siempre es importante que sean los más funcionales posibles (relacionados con las Actividades de la Vida Diaria) y que tengan en cuenta la edad del niño (si es un bebé nos aproximaremos más al logro del desarrollo evolutivo lo más normal posible y si es más mayor, trataremos de llenar las lagunas que han quedado en su desarrollo), su grado de afectación, los trastornos asociados y sobre todo, la posibilidad de que puedan alcanzarse a corto-medio plazo.



viernes, 13 de julio de 2012

Magneatos

Uno de mis autorregalos navideños para trabajar con los peques y al que todavía le estoy sacando mucho partido fue esta caja de construcciones magnéticas: 


La descubrí en un curso que hice el pasado año y en cuanto pude me metí en la página web www.guidecraft.com para ver qué más tenían.  Me encantó todo el material que encontré, aunque el que finalmente pedí fue el de Magneatos porque de lo demás sí había visto versiones parecidas en otras casas comerciales. La única pega es que, al menos cuando yo hice el pedido, sólo lo mandaban a Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Así que tuve que echar mano de "mis contactos" y pedírselo al hermano de una amiga que está estudiando en Brown con una beca (yo siempre liando a todo el mundo, ains...).
A parte de lo más obvio que son los vivos colores y los buenos acabados, me gustó especialmente porque ofrece múltiples posibilidades:


Desde trabajar las diferentes dimensiones del espacio:



Hasta fomentar el juego simbólico: 

V. con su "micrófono"
Todo ello permitiendo muy buena manipulación:


Lo más parecido que he encontrado ha sido este juego de Hoptoys: http://www.hoptoys.es/LAS-CONSTRUCCIONES-MAGNETICAS-GIGANTES-p-5433-c-2_311.html y de precio andan parecido (los materiales magnéticos tan elaborados suelen ser caritos, pero al final todo es relativamente caro o barato en función del uso que le des) aunque varía dependiendo del conjunto que pidamos, porque los hay desde el que tengo de 36 piezas hasta uno gigante de 296 (¡!) con el que casi puedes montar un castillo.
Así que, si alguien se anima a montar una franquicia de esta marca en España o una página web en la que se pueda comprar independientemente del lugar en el que vivas, tiene una clienta asegurada.





miércoles, 11 de julio de 2012

Llanto durante los tratamientos

Aunque no tiene que ver directamente con la entrada de hoy, desde que hace años descubrí la declaración sobre el llanto a los bebés, reconozco que soy mucho más sensible a las lágrimas de los más pequeños. Los papás, lógicamente, se preocupan cuando sus hijos lloran durante los tratamientos y aunque el llanto es ante todo una forma de comunicación, las siguientes consideraciones son importantes a la hora de transmitir a las familias las posibles causas de la manifestación de sus sentimientos de esta manera.

  • Dolor: Los tratamientos nunca deben causar dolor. Lo único que podría causar dolor es que se estirasen fuertemente los músculos contra una resistencia. Esto nunca se debe hacer durante los tratamientos porque los músculos sólo se pondrían más rígidos y todas las metas del tratamiento estarían perdidas. Si el llanto es a causa del dolor, tendríamos que contemplar otra causa que lo explique como gases, el esfuerzo físico, algún proceso inflamatorio asociado a una enfermedad...
  • Miedo: Nunca debe haber miedo al tratamiento porque, como hemos mencionado antes, no habrá estiramientos dolorosos de los músculos. El único temor, entonces, podría ser hacia lo desconocido. Esto se vence trabajando por crear una buena relación entre el terapeuta, el niño y la familia que establezca la confianza y elimine el temor. Hay que hablar suavemente al niño todo el tiempo, explicarle lo que vamos haciendo, alentándole, distrayéndole, sonriéndole y, lo más importante, se debe hacer el tratamiento despacio y gradualmente, comenzando con posiciones fáciles y cómodas y con mucho soporte.
  • Inseguridad: Ésta es una sensación que tienen todos los niños pequeños que todavía no pueden hacer las cosas solos, como por ejemplo salir de una situación difícil por sí mismos, protegerse, etc. Esto se intensifica con un niño con necesidades de apoyo, especialmente si no se le ha movido mucho o se le ha evitado la exposición a pequeños desafíos. Cualquier cosa nueva y diferente va a hacer que se sienta inseguro (a cualquier niño de desarrollo típico, o incluso a nosotros nos gusta seguir siempre una rutina). Pero el niño con diversidad funcional debe aprender también a experimentar situaciones nuevas, si no, no puede progresar y ejercitar actividades diferentes. Por esta razón, a veces es inevitable que lloren las primeras veces que acuden a un centro de AT. Debemos ir paso a paso, poco a poco y mostrándole siempre empatía y comprensión. Cuanto mejor aprenda el niño a ajustarse a nuevas situaciones y tareas, más seguro se sentirá y menos llorará.
  • No estar acostumbrado a ser movido: Un niño que siempre ha estado cómodamente apoyado en una posición, no le gusta que lo muevan. Existen dos razones para esto. Primero, los movimientos nuevos y cambios de postura a los cuales no está acostumbrado, le dan un sentido de inseguridad. En segundo lugar, tiene miedo de que lo muevan o lo traccionen demasiado rápido. Si se le maneja bien, es decir, no demasiado rápido, dándole tiempo para que responda y se mueva activamente con la intervención del terapeuta o de los padres y con un poco de sostén en los lugares correctos, irá disfrutando de las movilizaciones. Cuanto menos le movamos, más incómodo se va a mostrar y menos sabrá ajustar su postura a cambios de posición.
  • Protesta: A los niños de desarrollo típico, no les gusta ser interferidos o movidos de una manera contraria a su voluntad. Pueden protestar de dos maneras: una, saliendo de los movimientos a los que son inducidos (por ejemplo volviendo la cabeza cuando los alimentan, o saliendo corriendo cuando algo no les interesa) y dos, pueden hablar y decir que no quieren que les hagan ciertas cosas. Pero debemos ser conscientes de que muchos de nuestros niños de AT no pueden realizar ninguna de estas dos cosas y la única manera que tienen de expresarse es el llanto. 
  • Actitud de los padres: Si cuando el niño llora, percibe además un nivel muy grande de ansiedad en los papás, puede llegar a sentirse realmente incómodo durante el tratamiento. Por eso, es muy importante que la relación terapeutas-papás se cuide desde el primer momento y se cree un vínculo sólido de confianza mutua entre nosotros. Esto es fundamental para que se muestren tranquilos y le transmitan al niño el afecto y la seguridad que necesita tanto en el centro, como cuando hagan diferentes  actividades en casa.


lunes, 9 de julio de 2012

Atención Temprana con calidad

AETAPI (Asociación Española de Profesionales de Autismo) ha elaborado un interesante documento para familias titulado Recomendaciones a familias que buscan Atención Temprana para su hijo con trastorno del espectro autista. Es muy sencillo y lo cierto es que podría servir como guía de calidad tanto para buscar un buen centro para niños con autismo como con otras patologías. Tal y como ellos mismos explican, es fundamental que las familias que acuden a un Servicio de Atención Temprana puedan disponer de información clara y suficiente que les permita conocer, valorar y participar junto a los profesionales en la intervención que se va a llevar a cabo con su hijo. Están en juego los cimientos del desarrollo y ha de exigirse rigor y profesionalidad en una etapa crucial en la vida de cualquier menor, especialmente cuando se trata de niños con alteraciones en el desarrollo.
Las cuestiones que plantean para identificar una Atención Temprana con calidad son las siguientes:

  1. ¿Propone el Servicio informar, orientar y apoyar a la familia en todo momento?
  2. ¿Tiene el Servicio un enfoque psicoeducativo?
  3. ¿Cuenta el Servicio con profesionales con formación específica en TEA (Trastornos del Espectro Autista)?
  4. ¿Conocen y aplican los profesionales estrategias, técnicas y métodos específicos para niños con TEA?
  5. ¿Otorga el Servicio un papel activo en el tratamiento psicoeduactivo a la familia?
  6. ¿Proporciona el Servicio a la familia un programa de intervención por escrito?
  7. ¿Establece el Servicio un plan de evaluación, apoyos y recursos individualizados?
  8. ¿Propone el Servicio una intervención intensiva y desarrollada en los entornos naturales (entornos cotidianos)?
  9. ¿El programa de intervención promueve aprendizajes útiles y funcionales?
  10. ¿Da el programa de intervención prioridad a las habilidades de comunicación, desarrollo social y juego?
  11. ¿Contempla el Servicio la posibilidad de fomentar la comunicación funcional y espontánea mediante el uso de Sistemas aumentativos y/o alternativos de comunicación?
  12. ¿Aplica el Servicio los principios de Apoyo conductual positivo ante las conductas problemásticas?
  13. ¿El servicio cuenta con información sobre su estructura, enfoque, metodología y procedimientos?
Todas estas preguntas (que están ampliadas previamente) se recogen dentro de una tabla en el anexo del documento para que las familias puedan aproximarse a hacer una valoración del nivel de fiabilidad y calidad del Servicio de Atención Temprana que interviene con su hijo. Además, incluye también un glosario de términos explicados de una manera muy cercana. 
En un momento en el que tanto nos gusta hablar de calidad me parece fundamental que todos los Centros de Atención Temprana puedan caracterizarse por cumplir unas buenas prácticas. No he encontrado el dossier completo en Internet para ponerlo en la columna de páginas interesantes, pero si alguien tiene interés en él, que me escriba a unaterapeutatemprana@gmail.com y se lo mando sin problema.




viernes, 6 de julio de 2012

Lluvia de premios

Tan colorada como el primer día que este blog recibió un premio y tan emocionada como entonces, recojo hoy unos cuantos preciosos premios que me han concedido blogueras muy especiales.


Este osito tan entrañable (me encantan los ositos, por cierto) me llega de parte de mis queridas Trax,  Mamá de Parrulín y Parrulinchi y Tenerte por fin. El peluche exige que le cuentes siete cosas sobre ti...

-Aunque soy madrileña, mi hermano dice que soy un poco galleguiña (no sé muy bien porqué), en el último curso que hice, me preguntaron si era de Asturias por mi acento (¡!), mi pareja es de Cantabria y considero que San Sebastián es una de las ciudades más bonitas del mundo. Así que, creo que en otra vida he vivido en el norte...
-No tengo mucha miopía, pero sin gafas o lentillas, soy realmente un topillo.
-Tengo una compañera de trabajo que dice que no me pega nada no ser creyente, pero reconozco que ser testigo de algunos milagritos gracias a mi trabajo, me están haciendo replantearme seriamente creer en algo tremendamente poderoso...
-Me considero una persona optimista, pero hay veces que mi fe en que un mundo mejor es posible, se tambalea (menos mal que una sonrisa de mis niños y la convicción con la que mi madre me dice siempre que todo llegará, siempre me devuelve la esperanza...).
-Soy muy llorona ("mu sentía" con todo).
-Me pongo roja con muchíiiiiiiiiiisima facilidad (y odio que me lo recuerden, por cierto).
-Me llamo como la madre de Mafalda.

También de parte de Mamá de Parrulín y Parrulinchi (qué generosa esta Parrulina) me llegan:




El último de ellos con diez cuestiones, ains...

-Un recuerdo...muchos veranos de playa, sol, sal y amor en Santander.
-Te hace sonreír...que me dejen comentarios en el blog : )
-La última vez que lloraste...cuando vi en la televisión a un médico (creo que era sirio) preguntando a los pies de un niño gravemente herido, qué sentido tenía toda esa masacre.
-Qué libro está en tu mesita de noche...Metamorfosis en el cielo de Mathias Malzieu.
-Bailarinas o tacones...zuecos de Pocoyó para trabajar, bailarinas para la calle.
-Qué te saca de quicio...las palabras de verificación para dejar comentarios en algunos blogs.
-En este momento, sacarías un billete de avión y te irías a...un sitio fresquito.
-Rubio o moreno...rubio, moreno, pelirrojo...pero que me haga la vida fácil, por favorrrr...
-Un día perfecto...un día de playa.
-La última vez que reíste a carcajadas...en el musical de El Rey León, cuando Timón y Pumba se permitieron una licencia poética y se pusieron a bailar sevillanas (¿?).

Tres amores y un millón de aficiones y de nuevo, Parrulina (recuérdame que te mande un jamón cuando des a luz, jijiji) me entregan este premio tannnn dulce que lleva un mensaje precioso:


Y trae, como no podía ser de otra manera, siete peticiones:

-Un libro que me aconsejas...Cuentos para pensar, de Jorge Bucay.
-El juego, juguete o actividad que no falla con tus niños...¡¡las pompas de jabón!!.
-Canción infantil...soy una taza, una tetera, una cuchara y un cucharón...
-Un buen plan...peli y palomitas.
-Una canción (de adultos)...En el mundo genial de las cosas que dices, de Maldita Nerea (podéis escucharla aquí, me gusta tantoooo).

Me gustaría pasar estos premios (en bloque, como mi amiga Parrulina, jajaja) a todas las personas que me leen y a las que leo, porque sin vosotros, esto no tendría ningún sentido y a mi compañera E. que ayer nos confirmó que había terminado ¡¡su tercera carrera universitaria!!, enhorabuena campeona.






miércoles, 4 de julio de 2012

Paisaje marino

Vamos a ver hoy una actividad de ésas que me encantan porque con muy poquito, podemos trabajar muchas destrezas: el paisaje marino.
  • Necesitamos: folio blanco (o azul si no queremos pintar el mar), pegamento, pintura azul, papel crepé (papel pinocho) amarillo, arena de playa y si como en mi caso, no se os da muy bien dibujar, plantillas para hacer los animalitos. Éstos tienen ventosas porque son los que se ponen como antideslizante en la bañera y también los utilizo para jugar en el espejo:

Aprovechamos para trabajar la categorización de objetos
Dividimos el folio en tres partes y dibujamos el sol
Trabajamos nociones espaciales

Pintamos el mar azul
Trabajamos colorear respetando contornos

Rasgamos el papel crepé y hacemos bolitas para el Sol
Trabajamos la destreza manipulativa

Echamos pegamento  (mejor si es de barra de color para que sepan por dónde han pasado)
en la parte de abajo de izquierda a derecha.
Trabajamos la misma direccionalidad de la lecto-escritura.

Pegamos las bolitas en el Sol
Trabajamos la coordinación bimanual

Dibujamos los animalitos
Trabajamos vocabulario

Añadimos la arena de playa
Trabajamos la integración táctil
Si os animáis, ya me contaréis qué tal se está bajo el mar...

lunes, 2 de julio de 2012

El mes más difícil

Con la mente y el corazón puestos en algunas compañeras que están sufriendo momentos personales muy delicados y con el agotamiento propio de estas alturas del año, afrontamos nuestro último mes de trabajo antes de las vacaciones de verano. Prácticamente acabamos de despedir con sus respectivos informes kilométricos a muchos de nuestros niños que por edad (seis añitos) dejan Atención Temprana y ya estamos recibiendo y acogiendo nuevamente a numerosas familias que necesitan, además de toneladas de cariño, respuesta a muchas preguntas angustiosas. Hay que hacer valoraciones, organizar tratamientos, crear nuevos vínculos, dar las primeras pautas, consolar y sobre todo, acompañar muchos duelos con lo que todo ello conlleva. Es momento, también, de hacer balance del año. El otro día reflexionaba sobre ello con dos compañeras y no podíamos evitar que una cuestión inquietante se pusiera sobre la mesa, ¿estamos haciendo todo lo posible?. Cada vez somos más conscientes de la enorme responsabilidad que conlleva este trabajo y de la cantidad de piezas que hay que contemplar como si de un frágil rompecabezas de cristal se tratase, para que una intervención terapéutica tenga éxito. Siguen faltándonos medios materiales y humanos. Continuamos teniendo la descorazonadora sensación de que por mucho que nos esforcemos, por mucho que hagamos, siempre habrá algún detalle importante que se nos escape. Necesitamos más formación, más horas de coordinación interna y externa, más apoyo psicológico para nuestros papás, más espacios para elaborar material, más tiempo para escuchar a las familias, más asesoramiento, más recursos en general...y sobre todo, lo más importante desde mi punto de vista, es que necesitamos entereza para no resignarnos. Nos acordábamos de tantos profesionales que hemos conocido en otros centros sin ninguna gana de reciclarse, hastiados con su trabajo y de vuelta de todo. Pensábamos con tristeza si hace treinta años, cuando empezaron, lo hicieron con tanta ilusión como nuestras compañeras ahora y poco a poco, ante las dificultades y las piedras en el camino, se fueron desencantando y abandonándose. No quiero pensar que esto pueda ocurrirnos también a nosotras, porque nuestros niños no se lo merecen de ninguna manera. Cada día debería ser nuevo, único y extraordinario para ellos.
Lo cierto es que este curso llega ya a su fin y estos meses transcurridos, para bien o para mal, forman ya parte del pasado. Como tal, podemos huir de él, o aprender de él. Tengo fe ciega en que este equipo, optimista por naturaleza, apostará por el segunda opción porque, a pesar de toda su dureza y todos sus reveses, la vida continúa siendo hermosa...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...