martes, 26 de febrero de 2013

Aterrizando en el universo paralelo

Hablar de M. es hacerlo de una gran MADRE. Así. En mayúsculas. Tuve la enorme suerte de conocerla hace aproximadamente cinco años, en el Centro de Atención Temprana (CAT) donde trabajaba entonces. Tanto ella como su increíble marido J., han luchado por su hija sin desfallecer y de una manera admirable, desde el mismo día que nació. Siempre he visto a estos papás manteniéndose en un punto de realidad muy coherente, pero sin perder jamás la esperanza. Suelo decir que lo que definitivamente ha sacado adelante a esta niña, además de su propia voluntad por aferrarse a la vida, es la confianza sin límites que sus padres han mostrado en las posibilidades de su hija en todo momento. Todavía sigo aprendiendo mucho de esta familia y de su preciosa estrella de alma especial. Ver hoy a S. caminando, hablando, sonriendo, jugando, pero sobre todo, tan inmensamente FELIZ, no deja de emocionarnos a todos los que hemos seguido de cerca la evolución de un verdadero milagro. Le he pedido a M. que nos contase su experiencia como madre en Atención Temprana y éste es su emotivo testimonio. No se puede ser más bonita...


Estamos en agosto de 2007, hace un par de meses que soy madre prematura (tenía que haber llegado a primeros de octubre, pero llegó a finales de junio). Mi hija tiene secuelas de una hemorragia cerebral y una de las neurólogas que trabajan para que llegue el día de llevárnosla a casa nos dice que tendrá que ir al CAT, que nos vayamos enterando cuál es el que nos corresponde y de los trámites que tenemos que hacer para derivarla allí.
¿Y qué es eso? Fue lo primero que pregunté. Brevemente me explicaron que son centros para tratar a niños menores de 3 años con problemas en el desarrollo, darles estimulación, fisioterapia y otros tratamientos, lo más pronto posible para ayudarles en su evolución.
Una de las primeras cosas que pensé, eso en los ratos en los que era capaz de pensar en algo, era que sería algo temporal, breve y que en un mes o dos, como mucho no tendríamos que ir, que nos darían pautas para criarla y nada más. ¡Bip-bip, error!.
Conseguimos enterarnos de donde estaba y como tenía que derivar su pediatra del Centro de Salud, de la burocracia, de los trámites y del papeleo. A primeros de septiembre contactamos con el centro, cuando aún no era seguro de que nos la pudiéramos llevar viva a casa, de que fuera capaz de respirar sin asistencia, que tuviera reflejo de succión y no necesitara una bomba o una sonda que la metiera el alimento en el estómago, que las infecciones la dieran una tregua y de que tuviéramos un horizonte de “normalidad” en nuestras vidas como padres primerizos.

S. con 3 meses de vida y 1700 gramos de peso

¡Cómo me hubiera gustado que algún padre con experiencia en la situación me contara con lo que me tenía que enfrentar!
A primeros de octubre, pocos días después de la deseada alta hospitalaria, tuvimos la primera entrevista en el CAT, con la directora, la psicóloga y con la trabajadora social. Los primeros minutos fueron tensos, toda nuestra angustia vivida la volcamos contra una burocracia que no entendíamos en ese momento.
Empecé a comprender la dimensión que tenía la existencia de ese pequeño ser de apenas dos kilos que tenía en mis brazos: “por su prematuridad, su lesión y sus posibles secuelas es la primera de la lista cuando haya una vacante”. Acabábamos de llegar y su caso ya era prioritario.
Supongo que en esos momentos no era capaz ya de asimilar nada más, de escuchar nada más, de querer entender nada más. Necesitaba procesar, necesitaba un poco de tiempo para poner las ideas en orden y tomar conciencia de mi nuevo rol.
Nos dieron toda la información sobre la organización, las normas del centro, todo. Agradecí mucho que todo estuviera por escrito, porque no escuchaba, sólo miraba a mi hija, miraba las paredes del centro, la luz del sol que entraba por las ventanas en aquella mañana de otoño, filtrada por cortinas con dibujos infantiles, veía los juguetes, sentía el frío del invierno que se avecinaba en nuestras vidas, dentro de alma, veía los dibujos en las paredes, los padres entrando con sus hijos a las sesiones y sólo era capaz de abrazar con toda la ternura de una madre que deseó serlo durante años, sin conseguirlo, a mi pequeña princesa luchadora.
A los pocos días nos llamaron para empezar con las sesiones de fisioterapia. Fue un choque contra un muro de ternura, que traspasamos y nos adentramos en otro mundo, en la realidad de los diferentes, de los niños que no son como la mayoría de los niños.

Pequeña por fuera, pero muy grande por dentro

La delicadeza, la profesionalidad, la dulzura y el cariño no sólo lo recibió nuestra hija, de ese tratamiento recibimos dosis los tres, como familia en conjunto. Y fuimos conscientes de que así era. Agradecí con palabras y sonrisas ese cariño y esa entrega hacia el trabajo bien hecho, aunque tuviera convertido en piedra el corazón. Traté de ser amable y colaboradora, aunque por dentro se me caían lágrimas como cascadas, lágrimas que no afloraban, pero que me acompañaban allá donde estuviera.
Mientras su primera fisioterapeuta llevaba a cabo la sesión, iba hablando con nosotros, explicando, respondiendo a nuestra curiosidad. Revertiendo la rabia de la situación en palanca para luchar contra los obstáculos administrativos, los diagnósticos contradictorios y la incertidumbre.
Si, la labor de todos ellos en el CAT iba más allá de la asistencia a nuestra hija. La trabajadora social nos orientaba, siempre amable, siempre dispuesta. Siempre nos recibían con una sonrisa, daba igual lo temprano que fuera. Daba igual que hiciera frío o que el día prometiera un calor poco soportable.
Nadie nos podía aventurar cómo sería su futuro y me hubiera gustado que alguien se atreviera, a hablarnos de lo bueno que podría llegar, pero agradecí infinitamente que los problemas que se iban detectando nos los trasmitieran sin dramatismos, con una diplomacia y una elegancia digna del mejor de los embajadores de la O.N.U.
Poco a poco se fueron integrando nuevas sesiones, nuevas personas que ahora siguen formando parte de nuestro pequeño mundo. La dulzura de su primera terapeuta ocupacional, con sus masajes, el cariño que trasmitía con sus palabras y la paciencia con la que escuchaba a una madre que necesitaba desahogarse a pequeñas píldoras con quien quisiera escucharla, que no cuestionaba, que no imponía, que escuchaba y me enseñaba, a ser madre de una forma diferente a como yo imaginé que tendría que serlo.
Ella no es consciente, pero me ayudó a tener una dosis de “Triple A” (asimilar, aceptar y afrontar), dosis que necesitaba más que el aire que respiraba.
Pasaron casi tres años, años de madrugones, de preocupaciones, de alegrías. Años en los que contamos con uno más entre nosotros, con un bebé al que había que llevar también a las sesiones de su hermana.
Me hubiera gustado tener alguna sesión conjunta con otros padres, con niños con lesiones similares, intercambiar opiniones, miedos y anhelos, aunque sólo hubiera sido una vez cada 3 meses, más allá de los fugaces minutos en la sala de espera.
¡Como eché de menos que alguien me enseñara el camino!, que me contaran como habían digerido los diagnósticos, como se tragaba uno la angustia y la incertidumbre.
Me sentí, nos sentimos siempre muy acogidos. Teníamos la sensación de que nuestra hija era la única y esa sensación sabemos que la sentían otros padres. Cada niño era único, no uno más de los niños.
Me dio pena tener que irnos, pero había que empezar una nueva etapa. Había que dejar sitio a nuevos niños, a nuevos padres. Se cerraba un ciclo de nuestras vidas, del que sólo puedo pensar que fuimos afortunados, del que aprendimos mucho y al que hoy tengo que dar infinitamente las gracias.

El milagro hecho vida





jueves, 21 de febrero de 2013

Una boda, una misión y ¡¡un sorteo!!

Como ya os conté en mi última entrada, nuestra entrañable compañera C. se nos casa este año. Quedan menos de cinco meses para el gran día y C. ha empezado a encomendarnos pequeñas misiones para el evento. Aún no puedo desvelar la mía en concreto, pero sí adelanto que tiene que ver con las palabras. Buscando material por internet para el reto, descubrí con cierta desolación que no se puede decir que haya demasiados textos emotivos de calidad en la red para utilizar en una boda. Encontré desde una poesía de esquimales que me viene pelín forzada, hasta las típicas frases jocosas del tipo tus-ojos-son-el-faro-que-ilumina-mi-camino-una-vez-parpadeaste-y-choqué-contra-un-pino 0_0. Y es aquí donde llega el momento blogger y pienso, realmente tengo seguidores con muchísimo talento y sensibilidad, ¿y si les traslado a ellos el marrón la posibilidad de compartir las mejores frases inspiradoras de la historia para una boda?. Como aliciente para participar, surge la idea de sortear esta cajita de madera decorada artesanalmente por la futura madrina, que conservo desde hace tiempo para regalar en el blog con motivo de alguna ocasión especial (¡cómo ésta!) y en la que podréis guardar vuestros tesorillos más preciados:



No es necesario que sean textos de amor de pareja, pueden estar dedicados a la familia, los amigos... o a todos aquéllos que nos dan luz en el camino y a los que nos gustaría conmover con unas palabras en un día señalado. Tampoco hace falta que sean única y exclusivamente creados por vosotros (aunque me encantaría), podéis aportar enlaces, libros o blogs que contengan buenos recursos para dicho fin. 
Iré asignando un número por comentario y la participación estará abierta hasta el próximo jueves a las 12 de la noche. El viernes 1 de marzo una manita inocente sacará el número ganador y ese mismo día o como muy tarde el lunes siguiente, publicaré quién se lleva la cajita a casa (debéis tener en cuenta que, al igual que con el Catálogo de Besos, este envío también se hará dentro de la Península y Baleares). 
Espero que os haga ilusión y os animéis a compartir todo aquéllo que le diríais a la persona más importante del mundo el día más especial de vuestras vidas...





miércoles, 13 de febrero de 2013

El equipo crece

Si la reina Isabel II de Inglaterra formara parte de nuestro equipo técnico, estoy segura de que no habría dudado ni un instante en calificar el 2012 con su famoso annus horribilis. Podría decirse que íbamos a desgracia personal por mes y departamento. Cuando ya estábamos barajando seriamente la posibilidad de empezar a echar agua bendita por los rincones o someternos a una concienzuda limpieza de chakras (el humor que no falte ni en las situaciones más extremas), nuestra querida compi C. empezó a alejar sombras y tinieblas con la primera buena noticia para el nuevo año. Emocionada, radiante y con una manita que no dejaba de temblar ante tantísima expectación, nos mostraba el precioso anillo de compromiso que su chico le había regalado para pedirle que se casara con él. Quizá porque es la primera compañera que se casa o porque somos unas locas románticas, el jolgorio que se montó en aquella reunión de equipo fue memorable (aprovecho para mandar un cariñito a la futura madrina, que estoy segura de que a estas alturas tendrá ya pensadas mil y una ideas para llenar de dulzura infinita ese día).
Recibimos enero con el corazón dividido, pues B. se nos marchaba muy lejos de nosotras durante varios meses. Pero como sabemos que es para bien y con un proyecto muy bonito, la pena no es tanta, a pesar de que no hemos dejado de extrañarla ni un solo día. No es la primera compañera que se va de manera temporal o definitiva, mientras otras llegan a aportar ideas diferentes y a llenar con savia nueva tiempos y espacios que en su día se nutrieron del cariño de las primeras.
Y mientras unas cuantas seguimos de lo más entretenidas en eternas mudanzas y haciendo un máster en estores suecos (aprovechando ya de paso para renovar espiritualmente no sólo el continente, sino también el alma del contenido de nuestras nuevas casas), la sala de Terapia Ocupacional, ha inaugurado maternidad en el Centro con el embarazo de nuestra compañera P. Aunque la pobre mía padece las típicas molestias de las primeras semanas, la futura mamá desprende tanta felicidad y brillo por sus ojos, que es inevitable sentir a ese bebé un poquito de todas también y empezar a oler a primavera a pesar de los malos tiempos pasados (¡y del frío que hace estos días!).
Al final, pasamos tantas horas aquí y compartimos tantos cachitos de nuestro ser, que a veces me pregunto si el trabajo forma parte de mi vida, o mi vida forma parte de este trabajo...


jueves, 7 de febrero de 2013

Otras actividades para mejora la percepción visual

Deseando que no se os haya hecho demasiado pesado el tema visual, terminamos este bloque con actividades para tres habilidades más. Espero que os sean de utilidad y que tengáis presente que si algún niño presenta dificultades con la lectura y escritura, tiene problemas de coordinación en juegos de equipo o con la conciencia espacial, muestra cansancio o falta de concentración, presenta estrés visual o le cuesta entender, copiar u organizar el trabajo escrito o recordar información, entre otros signos, sería conveniente que algún profesional bien formado, valorara si su percepción visual es la adecuada.

ACTIVIDADES PARA EL DESARROLLO DE LA CONSTANCIA DE LA FORMA:

  • Demostrar frecuentemente cómo aparece el mismo material presentado en forma horizontal y vertical.
  • Trabajar con objetos concretos: explorar las propiedades de cada objeto y relacionarlas con representaciones en 2D.
  • Presentar la misma palabra en distintos tipos de letras, estilos, colores, tamaños y fuentes, junto a otras palabras. El niño tendrá que buscar y subrayar la misma palabra presentada de distintas formas.
  • Construir modelos en 3D a partir de diagramas/dibujos en 2D (aviones, volcanes...).
  • Pedir al niño que identifique formas de varios objetos conocidos: por ejemplo, de qué forma es la televisión,  el frigorífico, un libro, una caja de zapatos...(todas son básicamente rectangulares).
  • Pedir al niño que identifique todos los círculos que se ven en la habitación, en un tiempo limitado. Se pueden pensar en otras maneras de buscar distintas figuras, utilizando objetos de la vida diaria.
  • Pedir al niño que haga distintos dibujos, con formas diferentes escondidas en ellos (por ejemplo, un dibujo con círculos escondidos para formar otros objetos comunes).
  • Con distintas revistas, pedir al niño que identifique una letra determinada. Repetir marcando letras distintas en colores diferentes.
  • Pedir al niño que escriba una palabra de muchas formas distintas, con diferentes colores, lápices, bolígrafos, rotuladores, ceras, trozos de revistas, con el ordenador, etc.

ACTIVIDADES PARA MEJORAR LA DISCRIMINACIÓN DE FIGURA-FONDO:

  • Buscar la misma palabra en un texto y redondearla con un círculo.
  • Búsqueda de palabras.
  • Puzzles de varios tipos.
  • Libro de actividades tipo "¿Dónde está Wally?".


  • Juegos para encontrar cuál es el objeto diferente en una secuencia de objetos.
  • Juego del "veo-veo".
  • Encontrar las diferencias.
  • Trabajos o libros de actividades que incluyan: encontrar objetos escondidos en una página, colorear por números, letras o formas, sombrear un área con puntos, etc.
  • Buscar el dedal: esconder un dedal u otro objeto pequeño en la habitación para que el niño lo busque. Se le puede indicar si está cera o no diciéndole "frío-frío" o "caliente-caliente".

ACTIVIDADES PARA MEJORA EL CIERRE VISUAL:

  • Cortar un ojo de cerradura en un cartón y colocarlo sobre un dibujo para que el niño pueda ver sólo parte de él. El niño tiene que adivinar qué es el dibujo o qué parte está cubierta.
  • Cortar fotos o dibujos de una revista y pegarlos en un cartón. Cortar varios pedazos con formas diferentes en inusuales, para que el niño tenga que recomponerlos en el menor tiempo posible.
  • Manipulación y rotación de objetos pequeños.
  • Dibujar formas/objetos y luego rotarlos o dibujarlos boca abajo.
  • Completar dibujos incompletos, reduciendo la ayuda verbal progresivamente.
  • Transferir el diseño de una forma de una cuadrícula a otra.
  • Simetría con teselas (mosaico): completar la otra mitad de un diseño o dibujo.
  • Rellenar huecos con letras para completar palabras, o rellenar con palabras para completar frases.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Actividades para incrementar la memoria visual y secuencial-visual

Si un niño tiene dificultades de memoria visual, tendrá problemas para recordar secuencias y formas de letras y números, leer o hacer tareas matemáticas, recordar información aprendida, organizar las tareas, concentrarse, prestar atención, tomar notas, etc. Para trabajarla, contamos con las siguientes estrategias y actividades varias:

ESTRATEGIAS PARA LA CLASE:

  • Listas: escribir cosas que se han de hacer, o los pasos para realizar una tarea.
  • Clasificación: colocar objetos de clasificación similar en el mismo lugar (juguetes pequeños, material escolar, cuadernos, etc.).
  • Trocear: partir palabras en sílabas conocidas o dos/tres letras a la vez.
  • Seriación: organizar información en una frase (meter las palabras en un cuento para recordarlas).
  • Ganchos de memoria: dar un significado a las cosas para recordarlas y asociarlas.

ACTIVIDADES:

  • El juego de Lola: poner en una bandeja una serie de objetos distintos (empezar con poquitos y luego incrementar en número para hacerlo más difícil). Permitir al niño unos momentos para memorizar los objetos. Cubrir la bandeja y mirar si se recuerdan todos. Marcar los resultados cada vez para comprobar la mejoría.
  • Encontrar la diferencia: escoger una habitación o área familiar para el niño y dejar que mire los objetos atentamente. Se le pide al niño que cierre los ojos y cambiamos algo o escondemos un objeto de la habitación. El niño tiene que averiguar qué ha cambiado.
  • Mirar fotos o dibujos con el niño y señalar distintas características del mismo (qué ropa llevan, qué juguetes hay, etc.). Retirar la foto y hacerle preguntas al niño sobre algunas de las características mencionadas.
  • Mirar un dibujo sencillo con el niño y señalar las características más sobresalientes. Retirar el dibjo y pedir que dibuje lo que ha visto.
  • Juegos tipo Memory.


  • Elegir ropas de un armario, mostrarlas al niño y volverlas a meter en el armario. El niño ha de encontrar las prendas que le fueron enseñadas.
  • Mientras se mira la televisión, pedir al niño que se acuerde de anuncios durante el programa. En cada pausa televisiva, preguntarle al niño qué fue anunciado en la anterior. Lo ideal es apagar el sonido durante los anuncios, para que el niño utilice sólo memoria visual y no auditiva.
  • Recordar secuencias de objetos, por ejemplo, bloques de colores, cartas, cuentas, etc. Empezar con dos objetos e incrementar el número según la dificultad deseada y el aprendizaje. Secuencias de letras juntas (sin formar palabras conocidas), pueden utilizarse más adelante.
  • Recordar las matrículas de los coches que van pasando. Intentar recordar la anterior cuando pase un nuevo coche.
  • Copiar diseños utilizando palillos, bloques, clavijas de juguetes, etc.
  • Dejar que el niño lea una tira cómica. Cortar las distintas viñetas y mezclarlas para que las organice de nuevo.


martes, 5 de febrero de 2013

Actividades para mejorar la percepción viso-espacial

Hoy nos toca ver el apartado de actividades viso-espaciales, una habilidad fundamental para entender la posición de dos o más objetos y su relación entre ellos y que nos es útil, entre otras cosas, para subir y bajar escaleras sin tropezarnos, bailar, comprender el espacio y sus límites, aprender derecha e izquierda, usar e interpretar mapas y dibujos, entender conceptos como tamaño, ángulo, profundidad, altura y orientación...

ESTRATEGIAS PARA LA CLASE:

  • Sentar al niño cerca de la pizarra y frente a ella (no a los lados).
  • Copiar de un papel a otro en el mismo plano (no delante del otro, no en el lateral). Hasta que el niño aprenda a copiar correctamente de la pizarra, proporcionar copias del material para su mesa.
  • En la mesa sólo objetos imprescindibles (permitiendo un rato para organizarlos).
  • Crear un sistema de archivo con distintos colores para cada asignatura, o para trabajos completos o incompletos.
  • Utilizar papel cuadriculado para tareas.
  • Enfatizar términos espaciales: se puede utilizar un juguete pequeño en la mesa para enseñar los conceptos de delante, detrás, sobre, debajo, al lado, etc., moviendo un objeto en distintas posiciones con relación al juguete.
  • Utilizar cinta aislante de colores en la mesa. El color verde en el lado izquierdo le mostrará dónde empezar y el rojo en el lado derecho indicará dónde parar.
  • Enseñar al niño su posición con respecto a otra persona.
  • Marcar en el papel la posición para el nombre, la fecha o la materia.
  • Utilizar un separador de palabras hecho de cartulina o el palo de un helado. El dedo también se puede utilizar inicialmente para marcar los espejos.
  • Cortar un agujero en un cartón del tamaño de una frase aproximadamente, para excluir otra información en el papel.

ACTIVIDADES:

  • Laberintos.
  • Juegos para unir los puntos con números o letras.
  • Búsqueda de palabras.
  • Actividades de copia: en tres dimensiones, o pasar de 2D a 3D, o de 3D a 2D.
  • Dibujo de mapas simples.
  • Utilizar papel cuadriculado para dibujar líneas de un punto a otro, reduciendo gradualmente el tamaño de la cuadrícula.
  • Construir una carrera de obstáculos con muebles o material de otros juegos. Animar al niño a diseñar su propia carrera de obstáculos. Luego, planificar de qué manera se moverá en la carrera de obstáculos, usando términos espaciales como "sobre, bajo, alrededor, a través, a la derecha...". Animar al niño a que explique sus movimientos a lo largo del trayecto.
  • Juego de las "Tres en raya" o "Conecta 4".




lunes, 4 de febrero de 2013

Actividades para mejorar la integración visomotriz

Continuando con la percepción visual...

ESTRATEGIAS PARA LA CLASE:

  • Mantener una postura adecuada del niño: mirando hacia delante el material presentado y con mesa y silla a la altura apropiada.
  • Una superficie angular puede mejorar la postura de la cabeza y reducir los movimientos oculares verticales (un archivador de cartón se puede usar para apoyarse).
  • Utilizar un rotulador fluorescente (preferentemente verde o amarillo) para aislar el material que tiene que ser copiado o para marcar una parte de la página en la que se tiene que escribir.
  • Reducir la cantidad innecesaria de fondo que pueda ser confusa en una hoja de trabajo. Se pueden escribir distintas tareas separadas en distintas hojas.
  • Asegurarse de que el material fotocopiado es claro y no distorsionado.
  • Para mejorar el copiado, se puede utilizar un soporte de libro (ángulo de unos 60º-80º) directamente enfrente y en la mesa del niño, para sostener las hojas que se van a copiar.
  • Permitir al niño la utilización de tiempo extra para la copia.
  • Asegurarse de que la mesa o superficie de trabajo es lisa y está libre de objetos visuales no esenciales.
  • Las líneas del cuaderno de escritura se pueden destacar en tinta negra o con rotulador fluorescente.

ACTIVIDADES:

  • Doblar papel, actividades manuales de artesanía, origami...
  • Copiar dibujos y localización de posiciones en cuadrículas.
  • Encontrar la ruta más corta en mapas/laberintos.
  • Actividades de trazado.
  • Búsqueda de palabras.
  • Dibujos con distinta direccionalidad (dibujar formas, letras, palabras con los ojos cerrados y con instrucciones verbales...).
  • Juegos de cartas: parejas, encontrar dibujos o palabras, etc.
  • Tablets para enseñar habilidades de escritura.
  • Copia de diseños en una tabla con agujeros para insertar piezas (como chinchetas de plástico) de colores.


  • Juegos de mosaicos: copia de figuras muy sencillas usando piezas de colores.
  • Puzzles.
  • Juegos de construcción tipo Lego.
  • Dominó.
  • Juegos que permitan la fricción en la formación de letras: tiza en una pizarra, dedo en arena mojada, harina, nata montada, espuma, etc. Esto ayudará a la percepción multisensorial de la letra que se forma.
  • Utilizar instrucciones como "dentro, fuera, a través, alrededor y debajo" den distintos juegos con el niño. Ello contribuirá a la orientación y comprensión de estos conceptos y promoverá una correcta actividad física (por ejemplo, con una carrera de obstáculos).
  • Juegos como "Simon dice" o "el espejo" son efectivos para la copia y secuenciación de movimientos del cuerpo.



viernes, 1 de febrero de 2013

Control motor visual

Comenzamos el mes de febrero con una serie de entradas dedicadas a la percepción visual (fundamental para la base del procesamiento cognitivo y de razonamiento), que es la habilidad para reconocer e interpretar material visual diferente de manera correcta y transformar esta información en una respuesta motora adaptada. 
Empezamos por las actividades para mejorar el control motor visual que es importante, entre otras cosas, para el adecuado desarrollo de la lectura y la escritura.

ESTRATEGIAS:

  • Los descansos visuales son esenciales y algunos niños los necesitan regularmente, incluso cada 5 minutos.
  • Evitar distracciones en la periferia.
  • Asegurarse de que el niño mantiene una buena postura en la clase.
  • Comprobar la posición del papel o libro para obtener un rendimiento óptimo.
  • Una superficie en ángulo puede ser necesaria para el trabajo cómodo sobre la mesa.
  • Sentar al alumno directamente en frente de la pizarra, para eliminar la necesidad de torcer el cuerpo.
  • Asegurarse de que hay tanta luz natural como sea posible.
  • Utilizar un ordenador para reducir la cantidad de escritura requerida.
  • Proporcionar fotocopias de la información que se pone en la pizarra.
  • Aumentar de tamaño ciertas hojas de trabajo para disminuir las demandas de focalización continua.
  • Utilizar ayudas para el seguimiento de líneas de lectura.


  • Proporcionar guías para las líneas en transparencias o diapositivas.
  • Cuando se interpreta información, utilizar una regla o guía para el papel.
  • Cuando se mira información por encima, recordar el patrón de izquierda a derecha y de arriba a abajo y utilizar los márgenes como puntos de referencia.

ACTIVIDADES RECOMENDADAS:

  • Mirar hacia arriba, abajo, izquierda y derecha con los ojos solamente y no con la cabeza (10 veces al comienzo de cada clase), para estimular seguimientos oculares simples.
  • Leer la primera y la última letra  de cada línea en una página de texto para desarrollar los movimientos oculares necesarios para la lectura.
  • Leer en alto mientras se mueve hacia dentro y hacia fuera el material en círculos, para ayudar a establecer una focalización estable.
  • Promover la copia de patrones y formas progresivamente más complejos para desarrollar las habilidades de análisis visual.
  • Búsquedas de palabras, juegos siguiendo un patrón (como por ejemplo, hundir la flota)...
  • Promover la visualización describiendo imágenes con tanto detalle como sea posible.
  • Experimentar con hojas transparentes de distintos colores, para miniminar el estrés visual.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...