miércoles, 29 de mayo de 2013

Truqui-consejos de papás

Nuestro S. de 5 años, es uno de los niños con más motivación por aprender del mundo que hemos conocido en nuestro Centro. Tenemos la firme convicción de que posee tal cualidad, entre otras cosas, gracias a la increíble mamá maravilla que guía sus pasos por esta vida (aprovecho para mandarle un abrazo muy grande por el inmenso cariño que pone en todo lo que hace). Es ella precisamente, la que me sugirió que creara un nuevo espacio en el blog dedicado a aquellas actividades o juegos que los papás inventan en casa para sus hijos. Son algunas de sus ideas las que inauguran hoy esta nueva sección a la que por supuesto, podéis sumaros siempre que queráis.


La necesidad agudiza el ingenio y es que cuando S. decidió que le gustaba jugar con piedras, con arena y material de texturas varias estábamos en invierno. Por otro lado, que se pusiera a jugar con lentejas y arroz suponía dejar el suelo lleno de restos. Así nace el "arenero en casa".
Cogí una bolsa-funda donde se meten edredones, colchas, etc. Tiene una cremallera y actúa a modo de caja con tapa y cremallera. Fue un éxito, metí allí arena de gatos, le di los cacharritos de cocina: cucharitas, vasitos, etc... y logré que S. pudiera jugar en casa con arena como si estuviera en el parque y casi sin manchar porque al adaptarse el plástico a la superficie de la mesa y el reborde que tiene evitaba que cayera arena.


Hace unos años tuve que revisar las adaptaciones geriátricas para una oposición (soy educadora social) y descubrí que muchos productos de apoyo (jarras, platos...) a veces venían de la propia invención de los usuarios que tenían que sacar su imaginación para obtener una adaptación, "apañárselas", no sé si me explico, "adaptaciones caseras" que luego las empresas, siguiendo el modelo y mejorándolo, realizaban unas buenas ayudas técnicas. Pues con los chavales, es igual, imaginación al poder. Yo siempre digo que es mi "mejor herramienta"en el trabajo y bueno, ahora también en casa. Por ejemplo, basándome en adaptadores comerciales como los de Dideco y con las recomendaciones para coger el lápiz con una buena pinza trípode de las terapeutas ocupacionales que trabajan con S, he cogido una idea de El Rincón el Zurdo para hacerle un adaptador fácil y económico:

Adaptador de Dideco


Adaptador de El Rincón del Zurdo



Adaptador caseo de S.

También utilizo mucho con mi hijo las fichas plastificadas. A todos los peques les vienen bien juegos de discriminación visual: buscar un objeto en concreto de una lámina, letras revueltas, busca la sombra del objeto,etc. Desde mi trabajo (que hay mucha austeridad, casi no puedo hacer fotocopias) este año he realizado material permanente plastificando fichas que luego puedo volver a reutilizar. Para S es lo mismo. Imprimo la ficha, cojo el celo transparente de embalar (que sea ancho) y plastifico la lámina tira a tira, uniéndo un celo con otro poco del siguiente, recorto los bordes y con un rotulador de pizarra (o con uno normal que pintará menos pero huele mejor),S. puede hacer el juego tantas veces quiera, luego se borra y queda listo para otro momento.

Material:

-Se necesita cinta de embalaje transparente lo más ancha posible (así cubre más zona).
-Unas tijeras o cutter.
-La hoja a plastificar.

Pasos:

  • En una superficie lisa, se coloca el folio que se va a plastificar.



  • Se coge la cinta adhesiva, se saca un trozo que cubra todo el folio y se pone encima con cuidado de no hacer muchas arrugas (aunque tampoco pasa nada).






  • Después, seguida de esa tira, otra de cinta adhesiva. Así hasta cubrir el folio. El celo sobrante se dobla o se recorta con las tijeras.



Espero haberme explicado bien, no es difícil esta manualidad y es muy práctica. S. ayer mismo estuvo uniendo palabras con objetos, luego borramos y otro día lo volveremos a hacer.

Por último, enseñaros uno de los muchos cuadernos viajeros que hemos hecho con S. y que son una magnífica herramienta para potenciar su comunicación:






¿ Y vosotros?, ¿os animáis a contarnos vuestros "truqui-consejos" más insólitos?...





viernes, 24 de mayo de 2013

Los peces no se mojan

Los peces no se mojan es una idea de El mundo al revés (filial del Grupo Havas, que invierte su tiempo libre de manera voluntaria en acciones de responsabilidad social) para Invest for Children con la colaboración especial de la Fundación Alain Afflelou y el asesoramiento técnico de Down España. Aunque en un principio, cuando se pusieron en contacto conmigo para invitarme a la presentación de cómo se gestó todo el proyecto, el hecho de que hubiera una marca comercial implicada me despertó sentimientos encontrados, debo reconocer que fueron tan educados, respetuosos y resolutivos con mis dudas, que me animé a participar (involucrando por medio a mi compañera y amiga E., logopeda, que está tan loquita como yo). La verdad es que no sólo no nos arrepentimos de haber acudido, sino que agradecemos enormemente que hayan contemplado este blog para darle difusión y conseguir que llegue al mayor número de colegios posible. El proyecto, único en su género y en el mundo, nace con el objetivo de demostrar que el talento, la imaginación y el esfuerzo, son valores que trascienden más allá de los propios límites que tiene la condición humana personal. En el mundo al revés se les ocurrió que lo mejor sería que fueran precisamente los niños los que lo explicaran y así nació "los peces no se mojan" que incluye un documental, un corto de dibujos animados (hecho por un grupo de doce niños, seis de ellos con Síndrome de Down) y un manual didáctico para trabajar en las escuelas a favor de la diversidad funcional y la inclusión. Detrás, un trabajo de casi dos años al cuidado de pedagogos, psicólogos, especialistas en educación especial y un montón de voluntarios enamorados del proyecto desde el primer día y que el pasado año fue premiado en el Festival Internacional de Comunicación Infantil "El Chupete" en la categoría de mejor campaña social. Todo se ha filmado y se ha resumido en un precioso reportaje contado por sus protagonistas que podéis disfrutar en la website que se ha creado. Además, en el encuentro que tuvo lugar ayer en Madrid, tuvimos la suerte de poder escuchar a un optometrista de Alain Afflelou que nos habló de cómo afectan los problemas de visión a los niños con Síndrome de Down (incluso nos dieron la oportunidad de preguntar por alguno de nuestros niños en concreto) y de la importancia de la detección precoz para prevenir complicaciones como glaucoma, cataratas... Fue también una alegría poder conocer en persona a las mamás de dos niñas preciosas y que nos cuentan su día a día en  Diario de una chica con Síndrome de Down y La Pequeña Silvia. Creo que todos salimos de allí un poquito más reconciliados con la vida y creyendo firmemente que gracias a iniciativas con tanto corazón, vamos por el buen camino para que noticias como ésta, no tengan que volver a leerse nunca más...


viernes, 17 de mayo de 2013

Cómo dejar fatal a tus terapeutas en 10 pasos

Hace unas semanas, uno de nuestros pequeños nos ofreció una de esas anécdotas de envolver para regalo mientras le pasaba un inventario de desarrollo. Hoy toca contarla en forma de viñetas...












Moraleja: Nunca subestimes la capacidad de un niño feliz  : )










jueves, 2 de mayo de 2013

Sonajeros

Después de sus propios papás, los sonajeros constituyen desde mi punto de vista, un grupo de juguetes muy beneficioso para los niños menores de un año. Al iniciarse el segundo trimestre de vida, ya comienza a desarrollarse la prensión voluntaria. El mayor problema que nos encontramos en este momento, es que suele resultar difícil encontrar sonajeros adaptados al tamaño de las manitas del bebé, ya que generalmente, son bastante voluminosos:


De hecho, a menudo recurro a lotes de instrumentos musicales para los más pequeños que contienen maraquitas como ésta de Imaginarium y que, aunque se recomiendan para mayores de 18 meses, sí que tienen un tamaño más reducido que los sonajeros habituales. Supongo que está aconsejada para esas edades por las bolitas que lleva y que podrían esparcirse por todos lados en caso de rotura o porque están pensados para etapas de procesamiento cognitivo más elevado. Sin embargo, a mí me resultan muy útiles para trabajar toda la estimulación visual, auditiva y manipulativa que nos presta un objeto de estas características:


Con los maracitos de este tipo de colecciones, por ejemplo, podemos hacer adaptaciones en el mango con tubos de foam para facilitar el agarre de aquellos niños a los que la función manual les supone todo un desafío:




Por este motivo resultan también interesantes aquellos sonajeros que tienen algún tipo de relieve para aportar mayor información sensorial. Los de la primera imagen son de Dideco y los de la segunda de bazares:




También me gustan los que ofrecen la posibilidad de colocarlos en las muñecas o los tobillos para que el niños lleve las manos a la línea media o intente cogerse los pies animado por el sonido de los cascabeles o las bolitas. El arlequín es de una farmacia y la tortuga de Dolmen:




Merecen especial mención los que ofrecen una textura diferente a la habitual como los divertidos "tetajeros" (el mío se lo tengo que agradecer a Carmen de La Gallina Pintadita):


A veces podemos encontrar en las ferias de artesanía algunas maracas muy bonitas, pero suelo desaconsejarlas por estar hechas con materiales que no se pueden llevar a la boca:


Pero sin duda, mis favoritos con diferencia, son los "rodantes" que favorecen los desplazamientos (pivotar sobre el estómago, reptar, gatear...) a partir de los seis meses. Uno de mis preferidos es éste de la casa Tolo:



Que también tiene su versión "estática" para explorar con el dedo índice (la bola azul va girando y sonando conforme se va moviendo):


Me gustan tanto, que guardo dos en mi caja de los sueños por cumplir para el día que sea mamá:


La campana bola de Eurekakids con mayor repertorio de formas que la de Tolo también resulta muy atractiva:


Y los mini palos de lluvia suelen tener bastante éxito (éstos también de Imaginarium):


Además, nos brinda la posibilidad de ser unos juguetes bastante versátiles. Los he utilizado a menudo con los grupos de Psicomotricidad de 4-5 años para trabajar la discriminación auditiva, haciéndolos sonar pidiéndoles que tuvieran los ojos cerrados, para después enseñárselos y que acierten cuál han escuchado.




Y en cualquier caso, siempre podremos recurrir a los más caseros con botellas y garbancitos, ¿verdad?.

Con vuestro permiso, me gustaría dedicarle esta entrada a un gran hombre que acaba de cumplir años y que, aunque ya no juegue con sonajeros, su alma sigue conservando la misma belleza que la de un niño. ¡Muchas felicidades hermanito! ;)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...